domingo, 19 de diciembre de 2010

Una realidad

I Aquella voz que germina

Por Marisol Vera
Cuando Celeste Alba Iris me invitó al primer encuentro de escritores Los Santos Días de la Poesía , a principios del año pasado, no tenía idea de todas las cosas positivas que vendrían. Nunca había ido a un evento de esta naturaleza. Sabía que existían los encuentros de escritores, como los encuentros de médicos o de corredores de autos, y mentiría si dijese que no me había visto tentada a participar, pero no estaba en mis planes inmediatos asistir a uno.
Había conocido a Celeste a través de sus letras: un lance privado con aquel breve poemario Costumbre de vivir, publicado por la Universidad Autónoma de Tamaulipas en 1999. “Metástasis”, sigue siendo el poema que más me gusta. Estos versos iniciales: “Amaneces con otro rostro, / la sombra marcada, padre mío”, definitivamente, se me untaron a la memoria. Mi respuesta inmediata ante la amable invitación fue un tímido “no”. Me acababa de estrenar como madre, tenía las emociones colgando de una viga y muchas cuentas por pagar. Ocupaba mis madrugadas en leer viejos libros y en escribir algunos poemas que luego verían la luz en una plaquette: Crónica del silencio (Letras de pasto verde, 2009).
La oportuna terquedad de Celeste por halar a esta desconocida, que era yo, finalmente hizo posible que me reuniera con otros aventurados poetas en Ciudad Victoria. De allí partimos a Jaumave, donde, un antiguo nogal llamado “El abuelo”, nos escuchó soltar palabras en el viento. De los asistentes, me resultaba familiar Arturo Castillo Alva, de quien ya he hablado en otros textos, por ser uno de los escritores que marcaron mi entrada al panorama literario de Tamaulipas. Reconocí también a Carlos Acosta, a quien alguna vez escuché leer algo de su Espiral de luz (ITCA, 2003) en la Casa de la Cultura de Tampico. Al día siguiente me regalaría su obra más reciente: Marotas. Nombres más podría traer aquí, entre los que se tejió una singular camaradería. Lo más importante, el deseo de formalizar un círculo de lectura y análisis de los creadores de nuestro estado.
Este año el encuentro contó con el apoyo del FONCA. Algunos volvimos con renovados entusiasmos. Rostros nuevos se añadieron al viaje y otros, sencillamente, siguieron en busca de horizontes distintos. Las voces de los participantes, quedaron registradas con la publicación del libro Aquella voz que germina, retrosubjetiva de la poesìa tamaulipeca, en la Colección Centenarios de Gobierno del Estado.

Fotografìa de Norailiana Esparza Mandujano

Presentación en imágenes









Casa de la Cultura de Tamaulipas en el Distrito Federal
11 de diciembre 2010
En el Ojo del Cíclope, suplemento cultural del periódico en Ciudad Victoria

II Retrosubjetiva de la poesía tamaulipeca

Por Marisol Vera Hacía unos cinco años que no iba a la Ciudad de México. Y el motivo perfecto para reencontrarme con este espacio del planeta, surrealista y entrañable, fue la presentación del libro Aquella voz que germina: retrosubjetiva de poesía tamaulipeca.
La antología reúne los trabajos de diversos autores nacidos y/o radicados en Tamaulipas, o que sencillamente mantienen un lazo afectivo con las letras de nuestro estado, cuyo objetivo es acercarse a los poetas que han configurado el panorama literario tamaulipeco. Editada por el Gobierno del Estado, a través de la Comisión Organizadora para la Conmemoración en Tamaulipas del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, el volumen es el número 40 de la Colección Centenarios. Este esfuerzo colectivo vio la luz frente al público en la Casa de Cultura de Tamaulipas, ubicada en la Delegación Cuauhtémoc, del Distrito Federal, el pasado 11 de diciembre.

El evento, por supuesto, no hubiera sido posible sin la coordinación de la Directora de esta Casa, la Licenciada Beatriz Macín, y del presidente del Patronato, el Licenciado Santiago González. Ambos, así como todo el equipo que labora para mantener vivo el recinto tamaulipeco –sus sueños e ideales–, nos abrieron las puertas a los presentadores de la antología: Celeste Alba Iris –coordinadora de la edición–, Eduardo Villegas Guevara, Miguel Ángel Camero, Norailiana Esparza y una servidora.
Desde antes de comenzar a hojearse, el libro ofrece al lector una estética visual, a mi juicio, bastante atractiva. Las imágenes que ilustran la portada y que acompañan los textos fueron tomadas durante el encuentro de escritores Los Santos Días de la Poesía, realizado en abril de este año, en el municipio de Padilla, punto de partida de las reseñas aquí antologadas. Superando los aspectos técnicos de lo meramente fotográfico, ésta fue una cacería de instantes, obra de Miguel Ángel Camero, quien no pocas veces nos sorprende con la precisión de su ojo, experto en apresar la luz.

A fin de hacer un breve viaje en el tiempo en la mesa de presentación, reverberamos la voz de varios poetas reseñados, plumas de diversas generaciones y sensibilidades como, por ejemplo, Juan José Amador, Nohemí Sosa, Carmen Alardín, Alejandro Rosales Lugo y Gloria Gómez.El recibimiento fue cálido y los comentarios, muy nutridos. Así sean, también, nutridos en calidez humana, los días que faltan para que el año pliegue sus alas y se abra –ojalá–, un año mejor.

Fotografía de Norailiana Esparza Mnadujano

Aquella voz que germina en Reynosa

Por Ramiro Rodríguez

La gente llegó al recinto del Teatro Principal del Parque Cultural Reynosa. El lago al lado del gran edificio tiñó sus aguas de blanco con el plumaje de las aves migratorias del otoño, embelleciendo el ambiente del parque. La cita era a las once de la mañana del dieciséis de diciembre, dos mil diez. Como parte de los eventos del Cierre del Año de la Patria en Reynosa se presentó la colección editorial Centenarios, con la presencia del Ing. Eugenio Hernández Flores, Gobernador Constitucional del Estado de Tamaulipas, quien encabezó la mesa de honor al lado de otros personajes destacados de la vida pública y cultural del estado.
Se realizó la entrega de dos dotaciones de la colección completa a dos bibliotecas de la ciudad. En ellas el libro Aquella voz que germina, una colección de ensayos literarios sobre los poetas tamaulipecos, originados en el encuentro de escritores Los Santos Días de la Poesía 2010 en Padilla, Tamaulipas. A este grupo pertenecemos escritores de diversos municipios tamaulipecos como Arturo Castillo Alva, Marisol Vera, Carlos Acosta, NoraIliana Esparza Mandujano, Eduardo Villegas, Félix Cardoso, Lorena Illoldi, Noemí Sosa Reyna, Joaquín Peña Arana, Cinthia Rodríguez Leija, Erika Said Izaguirre, entre otras importantes plumas.
Después de dicha presentación editorial, el comité organizador, dirigidos por la Lic. Elsa Sánchez Sosa, Directora del Instituto Reynosense para la Cultura y las Artes, presentó la puesta en escena La Grandeza de un Pueblo… Al Borde del Norte, homenaje a Reynosa, cuna del Ing. Marte R. Gómez, dirigidos por el dramaturgo Medardo Treviño. La obra inició con una magistral ejecución musical de “La picota” y siguió con impresionantes intervenciones de la Orquesta Sinfónica Juvenil Municipal del NUCAM Reynosa, el Coro Infantil y Juvenil del Núcleo Comunitario de Aprendizaje Musical de Reynosa, el Coro Municipal de Reynosa, la Banda Municipal de Marcha “Broncos Latin Band” de Reynosa, el Mariachi Juvenil Municipal Ana Teresa Luebbert y la Banda Sinfónica Juvenil Municipal de Reynosa, entre otros grupos artísticos, como el Ballet Clásico del Director Iván De la Cruz, el Ballet Folclórico “Ozomatli” de la Casa de la Cultura de Reynosa A. C. y el Ballet Folclórico del Nuevo Santander de ITR.
Después de dos horas de arte musical, canto, actuación, poesía y danza, se le entregó una placa-reconocimiento al Ing. Eugenio Hernández Flores, firmada por los más de 700 actores que participaron en la puesta en escena.

Próximamente

lunes, 15 de noviembre de 2010

La anunciación

Décimas de Los Santos Días


I
Se dice que por Jaumave,
al alba de Santos Días,
queriendo hacer poesías
la Parca llegó muy suave.
“Ahora sí tengo la llave
para abrir esta capilla”,
dijo, puesta de rodillas,
empujando a los poetas
que ya tenían maletas
para irse a Viejo Padilla.



II
Por agua y tierra la Muerte
los comenzó a perseguir;
“está prohibido escribir
–gritábales muy fuerte–,
pues voy a dejar inerte
a quien haga rima o prosa”.
¡Ah, qué Catrina mañosa
de maléficos ardides!,
en las poéticas lides
quería ser victoriosa.


III
Aquí apareció Ramiro
–su alta cosmogonía–,
¡ay!, tras de Acosta venían
cien demonios y un vampiro.
Dieron enérgico tiro
de ballesta a la huesuda.
“Anda, ya, por testaruda;
si queremos hacer versos
en el silencio inmersos
escribiremos, sin duda”.

IV
Mas no hay un solo mortal
que pueda echar en bandeja
batalla tan dispareja.
Y a la puerta colosal
del Hades, negro y fatal,
por voraz y anacoreta
fue la Vera en bicicleta.
Pero Eva no pierde piso,
¡afuera del Paraíso
arden vivos los poetas!


jueves, 15 de julio de 2010

Hacia un tercer encuentro



Cynthia Rodríguez Leija

"...Este proyecto es ahora un compromiso de rescate y de huella testimonial, desenmarañando antologías y enfatizando las letras de quienes por alguna razón han quedado empolvados o tienen un lugar predominante aunque fragmentada por el paso de generaciones..."




martes, 15 de junio de 2010

Una flor de su jardín

Mtra. Libertad García
Presidenta del Consejo Consultivo de la Comisión Organizadora para la Conmemoración en Tamaulipas del Bicentenario del Inicio de la Independencia Nacional y el Centenario de la Revolución Mexicana

"La poesía es una de las formas de que dispone el hombre moderno
para decir NO a todos esos poderes que, no contentos con disponer
de nuestras vidas; también quieren nuetras conciencias."
Octavio Paz



El morbo y la poesía


[...]


"Pero gracias a los cielos no todo es morbo y violencia, porque hay muchas personas que no se someten al mandato de los medios y van sembrando esperanza con sus acciones. El fin de semana lo confirmé en un encuentro inter nacional de poesía celebrado en Padilla, auspiciado por diversas instancias y organizado principalmente por escritores miembros de la sociedad civil. Con la participación de poetas mexicanos, sudamericanos y europeos, el encuentro que tuvo su clausura en el viejo casco de la escuela a la orillas de la presa, fue una celebración a la poesía que se significó por su desbordante vitalismo.

Voces en su mayoría jóvenes que dicen NO como quería Octavio Paz, a quienes a través del morbo y la violencia buscan someter sus conciencisas. Espíritus sensibles que exaltan con sus letras el amor a la vida y se cuestionan y nos cuestionan acerca de la esencial. La poesía que ilumina nuestro efímero paso por la vida y que al mismo tiempo nos acerca a lo eterno. Poesías que son un combate a vida con el arsenal de la inteligencia y la pasión de quienes saben que la palabra trasciendiente el tiempo y el espacio. Desde aquí, felicidades a Celeste Alba Iris por su esfuerzo personal y mi agradecimiento a todos los que asistieron al encuentro Los Santos Días de la Poesía, por recordarme, como decía Sabines que [este es el tiempo de vivir, el único]."



De la columna El Jardín de la Libertad, escrita por Libertad García de Danwing para el periódico El Diario de Ciudad Victoria, Tamps. Publicada el 13 de abril de 2010 en la sección Opinión.


Mujer de tinta

Pilar González


"Les presentaré con orgullo y alegría estas fotos tomadas muy cerquita de Padilla,Tamaulipas..."




Dos Veras en fragmento

Por Marisol Vera Guerra


I
REPOBLACIÓN Y POESÍA

Así como el científico va detrás de la verdad a través de un método preciso, matemático, el artista persigue el conocimiento de sí mismo y del mundo a través de la intuición. La mirada que se ensancha en colores, texturas, aromas, sonidos.
Saint-John Perse ha dicho: “En verdad, toda creación del espíritu es, ante todo, ´poética´, en el sentido propio de la palabra. Y en la equivalencia de las formas sensibles y espirituales, inicialmente se ejerce una misma función para la empresa del sabio y para la del poeta”.

Con este cometido, dentro del marco del Encuentro de Escritores Los Santos Días de la Poesía, reunimos en Padilla, Tamaulipas, más de treinta voces para celebrar el acto poético. El evento fue coordinado por Celeste Alba Iris, con el apoyo de Cynthia Rodríguez Leija y Arturo Castillo Alva. Es la segunda vez que se realiza este encuentro en el Estado. En esta ocasión, con el respaldo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.
En la línea de los festejos por los centenarios de nuestras dos grandes batallas, abrimos un espacio para la reflexión acerca de la Literatura Tamaulipeca, de Juan B. Tijerina a nuestros días. Y un valioso enlace con la visión artística de otros países: la Doctora Maja Zawierzeniec impartió el seminario “Vida Muerte, Amor y Frambuesas, Retrosubjetiva de Poesía Polaca”, y Juan Carlos Linares, de Caracas, Venezuela, presentó la ponencia “La revelación de lo femenino como vehículo hacia Dios”.
Es grato ver gente joven, sangre nueva que fluye dentro de los volcanes poéticos. El evento se despidió con una promesa de continuidad: abordar, el próximo año, la literatura de las mujeres poetas de Tamaulipas. "

II DESTINO, PATRIA Y PALABRAS

Uno se pregunta por qué en el siglo XIX o en el XX no tuvimos, en Tamaulipas, un nombre que traspasara las fronteras regionales y fuera, digamos, tan conocido como López Velarde, citado y estudiado a profundidad en las escuelas.

En los años de intenso nacionalismo surgieron plumas a las que no faltó la disciplina y el amor a la palabra. Podríamos hablar del maestro Juan B. Tijerina que, por cierto, fue el único que se opuso a las reformas que pretendía el General Porfirio Díaz para coartar la libertad de prensa.
El espíritu de lucha y el fervor hacia lo propio son evidentes, también, a través del canto a la provincia de Isaura Calderón. Y podríamos citar más.
Los temas patrióticos no tienen mucha demanda hoy en día entre los poetas, aún con el festejo del Bicentenario. Sin embargo, la necesidad de comunicarnos, de formar lazos con los otros, se hace evidente en nuestros actos cotidianos.
¿No será que lejos de disolverse, la palaba Patria está adquiriendo nuevos significados?
[....]
El lugar, ahora, que nos da pertenencia, no se circunscribe a un punto de la Tierra. Nuestra Patria es el presente mismo, construyéndose a nuestro paso, desde lo más íntimo. Este presente no surge de la nada: toda la memoria está aquí. Sólo a través de la memoria el tiempo recupera, para nosotros, su cualidad de infinito.
Hay que forjar las rutas posibles para convertir el río memorioso en presente: más foros, más plazas y, en nuestro caso particular, el estudio constante de los hombres y mujeres que están dando sustento a las Letras en Tamaulipas.
A este respecto, no puedo dejar de citar la labor que inició hace dos años Celeste Alba Iris en el seno tamaulipeco, a través del Encuentro de Escritores Los Santos Días de la Poesía, del cual me he hecho colaboradora.
Estuve, por cierto, unos días en Ciudad Victoria, planeando el próximo viaje: esperamos arribar al 2011 con buenos vientos, ¿nos acompañas?"


Breve opinión llega desde Venezuela


Juan Carlos Linares

Timbalaye

Hay momentos donde las palabras del diccionario parecen insuficientes para describir el hallazgo: el II Encuentro de Escritores Los Santos Días de la Poesía representó una instancia capaz de celebrar la palabra escrita más allá de la superficie del papel, mediante el diamante de la convivencia como transporte fundamental hacia lo humano que nos constituye. El cual, no solamente transitó por el hecho palpable del intercambio de libros, apreciaciones y otras nubes, sino por la luminosa experiencia que encierra el sencillo detalle de compartir un café, dosdesvelos, la dedicación de los muchachos de la cocina, aquellas ruinas de Padilla, o el infinito que cabe en una sonrisa. Una sonrisa que nos recuerda, que la humildad del compartir entre colegas y público, es un componente esencial en la batalla de las aspiraciones literarias.”


sábado, 15 de mayo de 2010

Profr. Manuel Treviño

Presidente Municipal de Padilla, Tamaulipas; México.

LSDLP: ¿Cómo definiría usted la experiencia del II Encuentro de Escritores Los Santos días de la Poesía?

C. Presidente, Manuel Treviño: Fue una oportunidad en mi administración para dar impulso al municipio. Los Santos Días es una reunión cultural importante para nuestro estado, por eso nos sentimos orgullosos de haber sido el lugar que recibió a los escritores que se reunieron aquí, pero además nos da gusto apoyar iniciativas que surgen de la ciudadanía.


LSDLP: ¿Qué le hizo creer en este evento?

C. Presidente, Manuel Treviño: Conozco a la Maestra Celeste y sé que es una persona con mucho compromiso, muy entusiasta y que desempeña un trabajo profesional; es muy directa y es del tipo de personas que hace las cosas, siempre logra lo que se propone y eso ha hecho que se haya ganado la confianza de muchos artistas y de instituciones dentro y fuera de Tamaulipas y del país. Creo que cuando un proyecto solicita ser respaldado, las instituciones y gobiernos nos fijamos siempre en lo que se propone, y quién lo propone; y en el caso de este encuentro de escritores, los resultados que me presentaron del año pasado y la trayectoria de Celeste me hicieron confiar. En lo personal me siento muy a gusto de shaber sido anfitrión de escritores tamaulipecos, de los que vinieron de otros estados y de los que viajaron desde otros países. Es un logro importante.


LSDLP: ¿Cuál fue la participación del Ayuntamiento de Padilla en el encuentro?

C. Presidente, Manuel Treviño: Además de dar el aval para el encuentro, apoyamos la logística y otorgamos algunos apoyos en especie. Quisimos además brindarles una buena hospitalidad a los visitantes; no todos los días vienen escritores de dos países y tres estados a Tamaulipas, así es que nos da gusto que el encuentro cultural tuviera como sede a Padilla.


LSDLP: ¿Cuál es su opinión luego de haber concluido las actividades de Los Santos Días?

C. Presidente, Manuel Treviño: Como Presidente Municipal y como Maestro de profesión, estoy satisfecho y convencido de que estamos haciendo lo correcto para impulsar a la cultura, para promover a los escritores y para traer cultura a nuestro municipio.

Vida, muerte, amor y frambuesas

"Ahora ya estoy de nuevo en Varsovia. La vida regresó a la normalidad. Mi reciente visita a México no parece más que un sueño de loco, del cual no deja de ser difícil y doloroso despertarse."







Momentos memorables

"Algunas imágenes del encuentro de escritores Los Santos Días de la Poesía 2010 en Padilla, Tamaulipas. En las imágenes del video aparecen Maja Zawierzeniec, Celeste Alba Iris, Cynthia Rodríguez Leija, Carmen Ávila, Arodi Segura, Erika Izaguirre, Eduardo Villegas, Cofradía de Coyotes, Félix Cardoso, Alberto Guervara, Carlos Acosta, Joaquín Peña, Lizette Álvarez, Nohemí Sosa, Nora Iliana Esparza, Ramiro Rodríguez, Sandra Ruth Sosa Luna, Lorena Illoldi, Juan Carlos Linares Timbalaye, Marisol Vera."

Fotografías y Video: Ramiro Rodríguez


video

Desde aquí





Por Carlos Acosta








1

Hola desde aquí

dicen conmigo a murmullos

siluetas de huizaches en la oscuridad

pequeñas olas del gran vaso de agua

luz intermitente de extraviadas luciérnagas

Con el viento de la madrugada

se eleva en el cielo

se pierde a lo lejos

el enjambre de palabras

¿Habrá alguien

en el horizonte de la noche

en distantes latitudes

en otra dimensión

en alguna estrella

que en lo abundante de su silencio

en lo absoluto de la soledad

habrá alguien

me digo

que nos pudiera escuchar?



2

Antes de quedarme solo tuve amigos

Hoy

para no ir más lejos

cuando la noche fue joven

estuve con ellos

Miraban mis pupilas de tal modo

que era casi imperativo echarnos a correr

y no lo hicimos

Andaban con alas en los pies

futuro en la mirada

salitre en los labios

Querían ser espina en los huizaches

fogata en la llovizna

arpegio de guitarra

Querían profundidades infinitas

retratar el mundo

comerse las letras

Mis amigos

antes y después



3

Cae del cielo

una braza parpadeante

justo en la puerta de mi cuarto

Haku

de dos años de edad

espíritu donde confluyen música y poesía

la mira un instante

tal vez

con la fascinación del primer hombre

que vio la primera chispa del fuego

Los adultos le decimos:

mira

mira

es una luciérnaga

pero al niño

que sólo la observa dos tres segundos

y sigue en su juego

nadie nunca le podrá quitar de la cabeza

que es

que fue

una diminuta estrella



4

Amanece

Como en cualquier lugar del planeta

despunta el alba como siempre

¿qué quiere decir como siempre?

Pero a mí

sentado en la tierra suelta

recargado en el tronco de un árbol

respirando soledad y silencio

untando los ojos en la serranía lejana

me parece

que este amanecer es único



5

Un pájaro de alas negras y pecho amarillo

vuela de un árbol a otro

como celebrando algo

Cuatro barcas atadas al pequeño muelle

se balancean al compás

del manso vaivén del agua

Hoy

abrí los ojos en la oscuridad

y dije un tanto cohibido:

otro día que estoy vivo

mientras tú mueres querida madrugada



6

Desde aquí

desde la huizachera verde y amarilla

parpadeando al sol

pervivo

Un viento ligero

pasa volando en mis cabellos

e ignora

a propósito desde luego

ese sueño fantástico que siempre tuve:

que al pasarme tan cerca

algo me dijera

Más allá

en la semidesértica planicie

hay algunos huizaches secos

de varas muertas

y uno piensa que es la falta de agua

la razón de su deceso

Pero luego

al ver el huizachal en la orilla de la presa

se da uno cuenta

que también son varejones secos

muertos

los que están aguas adentro

A ver quién puede explicarme la paradoja

de una manera

por lo menos

creíble:

Si no tengo amor estoy muerto

Si el amor es demasiado me muero

Cómo es eso



7

Auxilio

gritan conmigo desde aquí

los escombros de una escuela y un templo

los arcos cuyo ancestro es el arco iris

la cruz aun con vida en lo más alto

Toco las paredes escarapeladas

con las yemas de los dedos

Rozo lo dolorido de sus grietas

Y no sé por qué

pero algo mío

parece que encontrara en ellas

Camino despacio por los salones

Los amplios ventanales sin ventanas

Las puertas que me llaman

como bocas de un túnel

que me regresa a la infancia



8

Leo en las paredes

los nombres

de quienes aquí vinieron

hace dos o tres siglos

hace apenas veinte días

Paty

Mario y Andrea

Lucero Garza 2004

Hey te quiero Rony

Nombres propios

que no son otra cosa

sino el vano intento de los escribientes

de no irse del todo cuando mueran

Karina Shio El Caballito

Alguien pensará

que yo también soy vándalo

pero nada puedo contra una fuerza

que me oprime y abrasa:

y escribo mi nombre en la pared

con una piedra blanca



9

El templo abandonado

semeja un monje en retiro en perpetua oración

La cruz

desde lo alto

mira al horizonte

busca fieles

feligreses

almas perdidas que mendiguen perdón

rastrea a los arrepentidos

por pecados que jamás cometieron

Pero es vana la pesquisa

Y para su desencanto

sólo turistas

y además extranjeros

vienen a buscarle el mejor ángulo

para un vil y vulgar retrato


10

Al interior

la maleza invade el templo:

pequeños huizaches todavía poco espinosos

chaparras nopaleras en flor

que lo mismo brotan del suelo

que de las paredes

maleza indefinible

seca

cual mínimo

pero evidente

tributo al olvido

Quién reza en este templo

Qué fantasmas vienen al anochecer

se acercan al altar en ruinas

de rodillas

y se abren la camisa

y se rasgan el alma

en estéril penitencia

para mitigar la muy pesada

la filosa

culpa insana


11

Desde aquí

donde todos a esta ahora duermen

donde es abril adolescente

y es la segunda noche con llovizna

Desde aquí

yo salgo a caminar a solas

En este instante y no en otro

por fin soy el que soy

Nada aparento ni persigo

no llevo máscaras ni alimento ambiciones

Soy todo lo bueno que jamás soñé

lo alegre que nunca pude

lo introspectivo que me intuí

Soy un hombre inmune al tiempo


12

Es la noche un teatro poblado de sombras

Escenario donde diálogos

entre viento y oscuridad

agua y silencio

mi corazón y el cosmos

resuenan

sagrados

en mis tímpanos

Nubes arriba dejan entrever la luna:

se ve cobriza opaca

mas no importa

Los Coyotes son mis amigos

aullé en su cofradía

y de esta manera

supe que también soy uno de ellos

El ir y venir de las pequeñas olas

le concede voz al agua

A lo lejos un guiño de luciérnaga

Los huizaches vivos y los muertos

En un remoto sueño el llanto de Haku

Soy un hombre en el centro de la nada

Padilla, Tamaulipas.

9, 10, 11 de Abril, 2010.


Fotografía:

Erika Said & Lorena Illoldi