martes, 1 de diciembre de 2009

Medrar los días

Apenas en febrero comenzamos a dar forma a esta experiencia: tuvimos una idea, una intención, un propósito. Llegamos a este espacio, a plural, a 19, a Jaumave, a la poesía.

Comenzamos a girar.

La rúbrica de ese aire se expande. Suma. Y nos desprende nuestra corteza inicial.

Vamos a borrar ahora el contorno de este anhelo, a trazar de nuevo el horizonte:

Otro homenaje, por celebrar

Benditas dudas resueltas

El equipo crece

Distinta sede

Más temas

Reinventar nuestro emblema

Un año está por terminar pero no la pasión, ni la voluntad o el entusiasmo por recorrer Los Santos Días de la Poesía.

Es tiempo de decir adiós al perímetro inicial.


Celeste Alba Iris

Otro homenaje por celebrar

Benditas dudas resueltas

Ya vendrán otras incertidumbres

Juan Miguel de Nuevo Laredo: ¿Se nos entregará constancia de participación?
R: Sí se entregará una constancia de participación, pero hay que aclarar que esta es una iniciativa no oficial y por tanto no aparecerán esos logotipos impresos. También se entregará un CD a manera de memoria con los trabajos de los participantes.

Joaquin Peña de Matamoros: Quiero saber si la convocatoria está abierta para casos como el mío que no he publicado un libro o en alguna revista especializada aunque ya tengo tiempo de escribir para un periódico, además de lo que me publica Tampico Cultural.
R: El evento está abierto a todos los escritores interesados. La convocatoria es, una propuesta independiente, libre y que busca ser plural con los propósitos marcados en el primer punto del documento.

No conozco Jaumave,
¿el lugar sede está dentro de la ciudad o una vez llegando hay que tomar otro transporte? ¿Qué recomendación nos ofrecen para poder movernos lo mejor posible? R: La Ex Hacienda La Florida se encuentra a 40 minutos de Cd. Victoria tomando la carretera via corta San Luis Potosí, por la carretera Rumbo Nuevo. Hay que pasar primero la zona urbanizada de Jaumave y a 10 minutos. siguiendo la carretera a San Luis Potosí a mano izquierda está la entrada al hotel. De hecho hay señalamiento y se advierte desde la carretera. Si vienes en auto o camión ... nos veremos en el Centro Cultural en Cd. Victoria para partir todos juntos... Ya fijaremos la hora de la cita.


Juan Jesús Aguillar de Tampico
: ¿Es organizado por la iniciativa privada este encuentro?
R: Más bien es una iniciativa civil colectiva sin ánimo de lucro.Quizá la confusión se deba a que aparece el enlace a la página de la hacienda donde nos reuniremos, pero la pusimos como referencia para que las personas tuvieran una idea del lugar. Pues aunque la palabra SPA La Florida suena a jet set ... quienes hemos estado ahí sabemos que se trata de un rancho semidésertico en donde no hay señal de TV ni celular, ni más lugares donde comer o divertirse. Por eso nos parece ideal el sitio, pues permite vivir la experiencia como un retiro de poesía. Los precios también se puede verificar en la página referida, y así poder comprobar que los costos en realidad son por el alojamiento, la alimentación y los gastos de papelería e impresión del CD de la memoria.


Fernando Elizondo de Monterrey
: No me queda claro si puede leerse sólo poesía o ensayo, o es obligado ambas cosas???

R: Preferentemente elegir un género es lo ideal. Si es ensayo, nos gustaría que girara en torno a la Pizarnik o el lugar común en la poesía. Si es poesía, entonces abordar la temática del misterio de la creación, la revelación de la poesía ... algo que tenga que ver con el poeta, su obra y tu experiencia y visión .

Podrían ser poemas sobre el lugar común, o en tono de lugar común???
R: Preferentemente, si es ensayo, tu lectura puede ir en torno al tema: El lugar común, sacrilegio del poeta, o la poeta elegida: Alejandra Pizarnik. Si es poesía puede ir en torno al tema ... o puede no, si preparas algo para estar a tono, tendremos un propósito común de discusión... pero si hay algo en especial que quieras mostrar, no te detengas, adelante.

El equipo crece


Celeste Alba Iris - Coordinadora 2009
__________________________________________________________________

2010

Celeste Alba Iris
Coordinación General


Cinthya Rodríguez Leija
Coordinadora Zona Norte

Arturo Castillo Alva

Coordinador Zona Sur

Erick Rafael Moreno Briones
Diseño

Miguel Ángel Camero
Fotografía y Video

Distinta sede















Padilla, Tamaulipas.

9, 10 y 11 de abril 2010















La Florida, municipio de Jaumave, Tamaulipas.

18 y 19 de abril 2009

Más temas

2010:

De estudio
Aquella voz que germina: Retrospectiva de la poética desde Tamaulipas


De creación
Héroes y batallas cotidianas


Para estudio y creación
2009:

Reinventar nuestro emblema

Actualización de imagen por Erik Rafael Moreno Briones:
Logotipo 2009 diseñado por Celeste Alba Iris:


domingo, 1 de noviembre de 2009

A favor de la poesía

Era la expectación viva el arranque del proyecto: Los Santos Días...

Era de fundar un espacio extraordinario.

Era de dominar la ruta con la vela desplegada.

Era de situar el margen a sotavento.

Era la buena semilla en la palabra fértil.

Era y todo se respira distinto ahora:

Celeste y Los Santos Días – Arturo Castillo Alva – Ensayo

De Cosmogonía de la palabra – Ramiro Rodríguez – Poesía

Tengo – Lorena Hernández – Poesía

Propuesta aceptada – FONCA – Mensaje

Días seculares

Giró la rosa de los vientos.

El respetable aplaude la faena.

Un soplo del aire nos llega con fuerza a favor.

Algunas puertas se despliegan.

Es el infinitivo hoy: pervivir.

Nuestro encuentro irá por la segunda ronda.

Celeste Alba Iris

Celeste y los Santos días








Arturo Castillo Alva


Como las mujeres tardan mucho en el baño, y más cuando van en bola, emprendemos el camino hacia el sitio donde habrá de inaugurarse el encuentro, distante unos trescientos metros, Alejandro Ramírez, Rosales Lugo, Ramiro Rodríguez, Carlos Acosta y yo. El paisaje inmediato es muy verde en contraste con la gris e imponente Sierra Madre que rodea la pequeña planicie, porque estamos en la inmediaciones del nacimiento del río Guayalejo. Podría apuntar que esto es bello, pero los paisajes hace años dejaron de conmover mi sensibilidad de porteño sedentario.

En un pequeño descampado está nuestra meta: “El Abuelo”, supuestamente el nogal más antiguo de Tamaulipas; si no lo es al menos lo parece, con su rugoso tronco, sus ramas enormes que tocan el suelo y vuelven a elevarse. Ahí está un tocón que habrá de servir de podium, y Víctor Hugo se afana con cables y micrófono. Hace rato comimos, son casi las tres de la tarde y me amodorro en la espera cambiando frases sueltas con los otros. Luego llega el resto de los participantes. Celeste Alba Iris, organizadora del encuentro “Los santos días de la poesía”, se acerca al micrófono para contar el origen de esta idea, su apresurada puesta en marcha… El follaje de los árboles permanece inmóvil; Celeste da la bienvenida.

A Celeste, Celeste Alba Iris Rodríguez García, la conocí en Tampico cuando era una muchachita flaca de 17 años, creo, y me la presentó Jorge Maldonado –“está escribiendo en un diario local y empieza a escribir poesía”, informó Jorge. Uno o dos años más tarde fue que llegó al taller que iniciaba yo en Extensión Universitaria de la UAT. Y llegó con Víctor Hugo, que ya era su novio por entonces y ambos estudiantes de Ciencias de la Comunicación en la misma universidad.

No recuerdo cuánto duró aquel taller de las mañanas de los sábados que luego pasó a los imposibles domingos ni cuánto tiempo Celeste asistió a él, pero sí que la primera impresión que me dio en aquellos tempranos días de su juventud, fue la de una muchacha mimada y sensible. Celeste parecía frágil pero no lo era, sus primero versos, en cambio, sí que lo eran pero poseían además una extraña sintaxis que llamó mi atención. Yo rondaría entonces los cuarenta y fue la segunda ocasión que entré en contacto con una persona que quería ser escritora y pertenecía a una generación que nos venía detrás. Y me interesó. (Coordiné talleres literarios alrededor de ocho años, en sitios diversos, y en tanto tiempo sólo encontré cuatro jóvenes que tenían verdaderas posibilidades para desarrollarse como escritores, y los enumero por orden cronológico: Oscar Martínez Vélez, Celeste, Alejandro Ramírez Estudillo y Antonio Rosales Ibarra. Veinte años después, o casi, los tres primeros persisten, mientras que Antonio se inclinó por el video).

La sesión vespertina del encuentro concluye entre algún relámpago lejano que las montañas desprecian y unas minúsculas gotas que apenas llegan a tocar la piel. Mientras caminamos de regreso, Carlos y yo comentamos la disparidad de los textos leídos: desde tareas escolares hasta textos ingeniosos y maduros. Y uno excelente de Marisol Vera. Hace calor, contra lo que vaticinó Celeste. Trepamos a las camionetas de vuelta a “La florida”. La habitación que me asignan está en un extremo; no hay abanico y al fin consigo abrir una ventana; luego, descamisado, me tiro en la cama. No tengo ganas de bañarme, estoy cansado, tengo sueño.

De aquel taller a finales de los ochenta, surgió a poco la revista “Mar abierta” a la que Celeste se incorporó desde el inicio. Por ese tiempo, o un poco más tarde, fue que comenzó a visitarme de vez en cuando en el café al que solía asistir dos veces al día. Llegaba y se ponía a hablar casi sin parar durante más de dos horas. No recuerdo de qué hablaba o hablábamos tanto; no sé si le recomendaba lecturas, me mostraba sus poemas, me contaba sus sueños, y quién sabe si ella ahora lo recuerde. Pero volviendo a “Mar abierta” que era por esos años mi empeño, ahí Celeste publicó, en tres diferentes tiempos, sus poemas y puede verse la seriedad con que se aplicó a la poesía porque es notoria su evolución. De esos años tengo una foto con ella afuera del Aula Magna de la UAT, el día de su graduación; en la foto Celeste tiene en el rostro una espléndida carcajada, una carcajada de esas que sólo puede uno lanzar cuando es impunemente joven.

El hotelito está bien porque es auténticamente rústico, pero la rusticidad que es su encanto no durara en cuanto el negocio florezca. Como dije, la cabaña que me asignaron está al final lo que, aunado a su floreciente jardín entre andadores, permite que pueda sentarme en la mecedora de mimbre del pequeño corredor con casi total privacidad y posibilidades de observar el movimiento. Eso hago porque no pude dormir. Recuerdo que Celeste me llamó a Tampico allá por el mes de febrero para comunicarme la idea de realizar un encuentro de escritores independiente, ya era tarde y yo iba por mi segundo whisky. La idea había surgido en una charla con otras personas evocando los encuentros de “Letras del estío” patrocinados por el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes hace más de diez años; los últimos que se realizaron en el estado. Yo escuché a Celeste con escepticismo. Un encuentro donde cada participante pagara su hospedaje y comida me parecía poco viable. Pero Celeste estaba entusiasmada y estuvo hablando un largo rato del asunto; al final, me hizo prometer que asistiría.

Hay movimiento en el patio; allá anda Víctor Hugo arreglando el siguiente escenario. Cae la tarde, me levanto de la mecedora y voy a su encuentro y en busca de un primer whisky. Con él en la mano, me entretengo mirando a Hugo y sus ayudantes montar un proyector e intercambiando bromas, frases perdidas. Luego se reanuda la segunda sesión. Pero tengo ganas de platicar con Hugo, así que nos sentamos en una banca de la plazoleta a tomar nuestros tragos y charlar mientras aquella transcurre. Me pierdo la intervención de Marisol presentando “Anábasis”, su revista; alguna vez platicaré con ella para que me cuente. A lo lejos escucho a Alejandro Ramírez hablando de la antología en cd que lo incluye. Ya es la noche. Al rato cenaremos, luego vendrá la fogata que no se antoja mucho porque frío no hace. Durante la cena, Celeste está exultante con su blusa azul: el encuentro superó sus expectativas, correspondió a su empeño. Sonríe a todo mundo.

Mi entusiasmo por “Mar abierta” no alcanzó los tres años. Recuerdo que Víctor Hugo fue uno de los que me habló entonces de la importancia de continuar. Como quiera se fueron haciendo largos los espacios entre un número y otro. Luego es que me fui a Victoria. Por esos años, creo, Víctor Hugo y Celeste se distanciaron; yo estaba recién unido a Olivia y, los fines de semana que arribaba al puerto, Celeste hacía largas llamadas nocturnas que yo contestaba mientras Olivia, a un lado mío en la cama, miraba la televisión. A veces nos visitaba, permanecía con nosotros dos o tres horas y luego volvía al puerto cruzando el puente en un coche que había comprado. “Te lo regaló tu papá”, decía yo, y Celeste se molestaba. Trabajaba quién sabe en qué, seguía siendo delgada, terca, medio mimada, caprichosa a veces, pero ya no era una chiquilla. No sé para qué cuento todo esto.

La fogata resulta enorme y no permite que nadie tome asiento en los troncos que para el efecto están dispuestos en círculo. (Si esta noche estuviera aquí Vicente Fox sería una tentación irresistible lanzarlo al fuego, pienso sin que venga al caso). Se traen sillas de plástico y las visitas a las hieleras con cerveza y alcohol se desinhiben. Víctor Hugo termina de acomodar el micrófono bajo una lámpara y dan inicio las lecturas previstas. En la pasada lectura, Carlos Acosta conmovió y sorprendió con los poemas de su libro “Marotas” y ello me hace sentir secretamente orgulloso ¿…porque es mi amigo y pertenecemos a la misma generación? Alejandro Ramírez abre la primera botella de tequila de las dos que vino cargando desde Tampico, muy satisfecho luego de decir, de memoria, un par de textos de su poemario publicado en los noventa.

En el Consejo Estatal para la Cultura, Celeste, en los noventa, publicó “Cualquier día de la semana”. Luego vino, en la UAT, “Costumbre de vivir”. Obtuvo un premio estatal, inició un destacado trabajo en la promoción de la literatura con los niños, varias veces becado tanto local como nacionalmente. (Me choca transcribir currículos). Cumplió cabalmente todos sus proyectos porque Celeste tiene la incómoda manía de cumplir con lo que se compromete. Y ya para terminar el milenio se dio tiempo para, por fin, casarse con Víctor Hugo Olivares. La boda fue en Tampico porque acá vivía Celeste aún y conservo una foto con queridos compañeros de entonces donde también aparece Jorge Maldonado. Honró el nuevo siglo con dos bellas hijas y escribió dos poemarios: “Estado de Gracia” y “Lunario”; corrió de un lado para el otro, buscó un empleo y otro, asistió a cursos y talleres.

Una cosa que me gusta de Celeste es que llegado el momento se comprometió con una parte de su vida que como mujer le interesaba –tener un hogar, un marido, un empleo, unas hijas-, y nunca cambió esa parte esencial por la frivolidad de actuarse artista; ni siquiera se disfrazó de poeta los fines de semana para asistir al evento cultural de moda. Supo, con sacrificio, con sufrimiento acaso, poner a salvo ambas partes de su vida. No digo que sea la única pero sí de las pocas. A cambio, el intenso trabajo creativo que desarrolló en las dos últimas décadas no ha tenido la difusión que merecía.

A las tres, Celeste y Hugo se levantan. Aprovecho también para despedirme ya semi-ebrio; la hoguera es rencoroso rescoldo, la madrugada agradable, Alejandro Ramírez habla hasta por los codos sin soltar su tequila. Un grupo de muchachas, más allá, nos ignora. La noche entre la sierra acunará su vigilia hasta las seis de la mañana, pero son jóvenes.

La mañana del domingo amanece tarde para los participantes de “Los santos días de la poesía”; el alcohol es vengativo, ni modo. En el sillón de mi cabaña espero hasta que Acosta surge, con Ramiro, de la cabaña vecina; me muero de hambre, extraño a Olivia. En el restaurante Celeste está feliz: pese al retraso hay tiempo suficiente para la última reunión, la comida, la ceremonia del adiós. Es el resultado de un magnífico trabajo de organización que desplegó Celeste a lo largo de dos meses; es el producto de su empecinamiento, de su talento y su generosidad. Y de la presencia de Hugo. Víctor Hugo, que en estas treintaitantas horas ha sido un apoyo incansable y silencioso.

Por lo pronto, de sus ganas, Celeste y quienes el llamado atendieron, han creado este espacio –pequeño o provisional o con futuro-, que ni siquiera pide alarde porque satisface en su sencillez, y esta mañana de domingo los rostros de Celeste y Hugo, de todos, lo revelan. Mientras tanto, el director de la cultura estatal lanza a la basura la invitación que se le hizo, en nuestros nombres, para acompañarnos en la inauguración el evento. Y los primeros envidiosos surgen húmedos de bajo las piedras.

En el trayecto a Tampico recuerdo la vez que Celeste estaba sentada en la banqueta del teatro “El farol” –creo que esa noche yo iba a leer poesía, pero no estoy seguro-. Había llegado con mucha anticipación y estaba ahí, solitaria. Me parece que fue antes de que asistiera al taller de la UAT. Yo iba cruzando el patio del IRBA rumbo al teatro cuando la vi; estuve a punto de acercarme a saludarla, era una chiquilla, pero no me animé y sólo hice un ademán a distancia. Esto me llevó enseguida a recordar que muchas veces a lo largo de este tiempo, pensé con tristeza que no apoyé lo suficiente a las únicas cuatro personas con verdadero talento para escribir que encontré en los áridos años en que coordiné talleres. De los cuatro, Celeste y Alejandro eran los que parecían tener una vida ordenada; Antonio y Oscar parecían, en cambio, al borde del desastre. Los cuatro eran terriblemente jóvenes; se paraban frente a mi con sus sonrisas limpias, los ojos húmedos, con su talento inerme y yo, de veras, nunca supe entonces qué decirles. Todavía no sé.

De Cosmogonía de la Palabra






Ramiro Rodríguez





ENGRANAJE
Fragmento

*

Antes del cosmos fue la mano del dios,
de un dios literario que lame al vocablo,
de un dios que construye fulgor dactilar,
de un dios que me aguarda en ardores.
Mi tacto disipa las aguas marinas,
mi barca en tu puerto,
mi barca se irisa,
lenguas de fuego hendiendo la carne,
fusión de poemas y estuarios de plata,
el agua caliente fundó su morada
y fuimos aquéllos
y fuimos constantes palabras
y pronto olvidamos la ley de los hombres.
Cruzamos el puente audaz del derroche,
un rumbo distinto tomaron los dedos,
estuarios de luna,
fusión de emociones,
muy pronto olvidamos la ley de los hombres.


*

Llegamos a un vado que exige el retorno,
gotas de lluvia vieron un lúgubre hachazo,
inicio de un éxodo hacia dos horizontes.
Fingiste olvidarme.
Fingí sepultarte.
Después horadamos las horas
que un día grabamos en piedra.
Dispersos quedamos, abiertas las manos,
disipando imágenes en antiguos templos,
holocaustándonos al paso de soles
y ahí quedamos, en el fondo de ríos.


*

Hoy se me vedan mantos de estrellas
como castigo eterno después del hachazo.
Sílabas de gracia se vuelven nostalgia,
transforman enlaces en roca de ausencia,
estatua de arena,
quedar para siempre cubierto de arena
es hoy el estigma que muerde mis huellas.


*

Hoy sólo nos queda el eco del tiempo
lamiendo paredes de casas sin puerta.
Los años muerden la luz que penetra
en el vaho de nostalgia en la memoria,
se convierten mis huellas
en ventanas con goznes oxidados.
Las manos se extienden —roto el aliento—
oigo a los cuervos volando hacia el sur.

Tengo





Lorena Hernández

Fragmento



Solo aquella caricia mínima
sobre tu mejilla
como una pequeña barca
fosilizada en el dorado desierto
de tu piel
Beso espontáneo
que se volvió antiguo
Reliquia milenaria

Tu piel cálida
como arena de desierto
suave y cristalizada

Más en lugar de beso
quiero pasar mi lengua por tu rostro
Lenta como la brisa marítima
buscando refrescar tu sequedad

El mar me viene de tu mirada profunda
Yo como el viento
te envuelvo y paso de tus ojos
y levanto la humedad de tu azul

Y tu boca ¿será mía?
Tan silenciosa
Sonrisa de media luna

Bien prometo no tomarla
más que delinear su borde
y anclarme brevemente en sus comisuras
para no emprender el viaje francés

Seré como gato sigiloso
que ronronea en susurros
y lameré sin prisa

Y si tus ojos se abren como lunas llenas
ahuyentarás mi lengua
y le ofreceré al lóbulo de tu oreja
adherir con saliva los breves conjuros
que te adormezcan otra vez

Es que sólo ayer te descubrí
Tan dorado y azul
que quiero volver a tenerte cerca



Propuesta aceptada

FRAGMENTO

Martes, 6 de octubre, 2009



Estimada Celeste:

Tengo el gusto de informarte que tu proyecto fue seleccionado en la emisión 25 de Fomento y Coinversiones.

Es importante que te pongas en contacto ...

Atentamente

Licenciada Ivonne Pérez Esquivel

Directora de Fomento a Proyectos y

Coinversiones Culturales

Fondo Nacional para la Poesía y las Artes

Dias seculares

  • El pasado 8 y 9 de Octubre, los Maestros Celeste Alba Iris y Ramiro Rodríguez estuvieron presentes en el Congreso Tierra Tinta organizado por la Universidad de Oklahoma. El poeta presentó su libro Cosmogonía de la Palabra y la Coordinadora ofreció una charla acerca del Encuentro de Escritores Los Santos Días de la Poesía.
  • Arturo Castillo Alva, visitará el próximo 6 de Noviembre Ciudad Victoria, para presentar su libro Días de amor y otros olvidos. Entre los presentadores estarán el poeta mantense Carlos Acosta y Celeste Alba Iris. Luego, el 26 de Noviembre realizará su lectura anual, esta vez intitulada: Para que quede Claro/Oscuro, dentro del Festival Cultural Cecilia Sanz de Ridura que se lleva a cabo en Tampico, Tamaulipas.




La poeta Marisol Vera, coordina allá en Tampico, un breve homenaje a Edgar Allan Poe, por el bicentenario de su nacimiento. La cita es en la biblioteca de la casa de la cultura de Tampico, a las 20 horas, el próximo viernes 13 de noviembre.


  • La Universidad de Dakota del Sur, presentará en su galaería Warren M. Lee Center for the Fine Arts, del 1 al 10 de diciembre la obra Sur del poeta y escritor Alejandro Rosales Lugo. Aquí el link sobre su evento:
http://www.usd.edu/press/news/news.cfm?nid=1816

jueves, 1 de octubre de 2009

Para ser una sola voz










Cynthia Rodriguez Leija

Los días 18 y 19 de Abril fueron los escogidos para contrarestrar EL SILENCIO; Ciudad Madero, Nuevo Laredo, Tampico, Ciudad Victoria, Ciudad Mante, Matamoros y Monterrey en el marco de esta nueva celebración: Los Santos Días de la Poesía, Encuentro de Escritores 2009. Todo nace a través de la necesidad de reinventar los espacios, de buscar alternativas que acorten las distancias y en esta búsqueda a iniciativa de la Coordinadora General del Encuentro, Celeste Alba Iris, logra reunir con éxito el trabajo poético de 17 escritores navegando entre el lugar común: Sacrilegio del poeta y las tardes de lectura dedicadas a Alejandra Pizarnik. En punto de las 3: 15 p.m. sobre el escenario natural de El abuelo (el nogal más viejo de este terruño) del día 17, se dio por inaugurado el encuentro en la Ex hacienda La Florida en Jaumave, Tamaulipas; un encuentro que cumplió con el objetivo de ser un retiro, un claustro poético, libre y plural, territorio para los escritores tamaulipecos. El evento se realizó de manera independiente, de buena voluntad y con el entusiasmo de quienes acudieron. se trató de un viaje entre las posibilidades y oportunidades de creación, publicaciones, discusiones y nuevos proyectos. La invitación se publicó por Internet de forma libre para quienes tuvieron el deseo de asistir atraídos por el encanto de la poesía.

Las mesas de trabajo consistieron en las lecturas poéticas de Ruth Martínez Meraz (Matamoros) AGONIA, Minerva Castillo Sánchez (Tampico) LA MUERTE DE LA NIÑA ALEJANDRA, Fernando J. Elizondo Garza (Monterrey) 5 POEMAS EN EL LUGAR COMUN, Arturo Castillo Alba (Tampico) A PESAR DE TODO, Leticia Sandoval (Monterrey) VERSOS PARA NO DORMIR, Conchita Hinojosa (Matamoros) POEMAS VARIOS, Carlos Acosta (Ciudad Mante) SIN TITULOS DE PROPIEDAD.

También se desarrollaron temas ensayísticos que fueron leídos en voz de sus autores: Joaquín Peña Arana (Matamoros) Y SI ALEJANDRA NO HUBIERA MUERTO…, Nora Iliana Esparza (Ciudad Victoria) LA POESIA Y EL DOLOR, Marisol Vera (Tampico) EL LUGAR MAS COMUN DE TODOS, VAGABUNDEO SOBRE EL QUEHACER POETICO, Erika Said Izaguirre (Tampico) LOS PROBLEMAS DE LA ESCRITURA EN EL SIGLO XXI.

No podían faltar los nuevos títulos y proyectos concretados, en este caso mencionaremos a: Ramiro Rodríguez (Matamoros):Presentación de su libro “Letras en el Estuario”, Antología de poesía y narrativa; Alejandro Ramírez Estudillo (Ciudad Madero): Presentación del C.D. “Del Silencio hacia la Luz, mapa poético de México”; Marisol Vera (Tampico): Presentación de Anábasis, profundidad infinita, revista de arte y cultura; Carlos Acosta (Ciudad Mante): Presentación de sus libros “Marotas” y “Antología de Colectivo 3”; Alejandro González Lugo (Ciudad Victoria): Conferencia “Lo Virtual y lo Concreto en la poesía”.



NUEVO LAREDO PRESENTE


En este primer foro gratamente se festeja la representatividad de autores neolaredenses quienes llevaron su prosa y esfuerzo de promoción para ser un eslabón más dentro de esta red de escritores tamaulipecos que ahora inicia.


En la primera mesa Cum laude en homenaje a Alejandra Pizarnik se contó con el ensayo “Divagaciones de la noche/a Pizarnik” de Cynthia Rodríguez Leija, dando un recorrido cronológico por cada libro teniendo como eje de análisis el tema de la noche.



En la mesa Ars longa, vita brevis, se presentó la Revista Artesanal Labrys, la filosofía del grupo Alquimia Roja, Mujeres de Tinta y se lanzó la convocatoria para los colaboradores foráneos; el éxito de ser bien recibida, corrió a cargo de Lorena Hernández quien es Coordinadora y diseñadora de arte en este proyecto.



En la mesa dominical, De verbo ad verbum, en la Palapa “La Cueva del Tigre” se escuchó la lectura de Juan Miguel Pérez Gómez con poemas “De amor se escribe con sangre”, se trata de una nueva propuesta, de un trabajo relacionado con el arte pictórico, una poesía con estilo propio.



En la mesa de clausura participó Linda González con la lectura fragmentada de su libro finalista en el Concurso Internacional de poesía Jaime Sabines, una de las poetas jóvenes de la ciudad, participando activamente, siendo parte de este arduo camino…


Y entre tanta palabra, tanto viento poético, se dio por terminado el Encuentro con la convivencia y la seguridad de que el próximo año se cumplirá el compromiso de volver los pasos para escuchar nuevas voces, nuevas propuestas literarias. Tamaulipas cuenta con lo justo para que este tipo de entusiasmos se repitan; en el 2010 Los Santos Días de la poesía los esperan…

A veces los hilos de la vida... y más poemas







Alejandro Rosales Lugo



A veces los hilos de la vida
se mueven en silencio y van limando a las paredes para caer tras bambalinas
Somos títeres en las sombras que repiten otras sombras
no pensadas
Los hilos de los brazos y las piernas
Los hilos retorcidos en el corazón y en la cabeza
En los pies y en las manos mientras alguien en lo alto
hace el teatro del mundo.

A veces amigos, los hilos de la vida son negros
Se confunden con el sueño en lo negro de la noche
encerrada en las manos y en los ojos
que a silencios nos mueve
Y ríe de nosotros títeres de cabeza
con las piernas alzadas y los hombros caídos
y la boca sonando a calavera
Con el corazón de trapo o de madera
y con las palabras colgadas.

A veces los hilos de la vida se rompen
y nos mandan al taller a componer los brazos y las piernas
A limpiar el traje de noche
A bolear los zapatos y decorarnos la cara
A colocar de nuevo el corazón
y llenar de palabras la boca de madera
sin dinero en las bolsas de trapo
y el palo de vagabundo como ciegos en un paisaje de cortinas
y la gente que aplaude la velada
no sabe que somos de madera y de alambre
decorados en porcelana y tinta china
con un corazón de amor que busca otra madera
por la música del alma
por boca del que anima y que mueve sus manos en lo alto
entre las sombras
con los hilos de la vida
que a veces en verdad no vale nada.


“El dulce anhelo del amor que guardo Tal vez inquieto y con mortal recelo”
José de Espronceda y Delgado

Entiende mi mirada que mira y adivina
la sombra de los árboles en los caminos del alba
Mira la mirada que siente y que toca
de los pies a la cabeza
de tus ojos a tu boca tiende esta mirada
que juega y que provoca a tu boca con mi boca.

Ahora mi mirada se esconde con la tuya
quiere mirar tu alma tu sonrisa por tus ojos
y recorre como sombra el paisaje de tu espalda
Las laderas de tus piernas y el estambre de tu pubis
Como rosa de los vientos a ras sobre tu cuerpo
La mirada que vuela como pájaro hacia el nido
Entre los pechos vivos que amamantan a la vida
¡Que hermosa tu mirada con la mía prendida
Como tus ojos de lágrimas como si fueran estrellas!

Y debajo del paisaje en que tu cuerpo reposa
Se refugia mi sombra entre tu espalda y tus piernas
Y con tu pelo vuela el viento de la tarde
Que el sol dibuja tu boca entre mis manos y boca
La golondrina en viaje a tu corazón mi niña
Como la niña de Dios que entre sus ojos nos toca.



Cuerpo


Sigo a tu cuerpo que reposa en el mío
La serenidad del mar bajo la luna
Un espejo de peces nocturnos que pasan
Por nuestras bocas que van de mar a amar
Las olas que viajan y que dicen adiós
A nuestros ojos de amor
La miel de la luna que babea
Por tus labios amarillos los rojos carmesí
Azul la luna toda babeando entre mis labios
Tocando los dos lo prohibido.

Ensalada de fruta arrancada del cielo
Espejo de agua tu cuerpo y el mío
Sombras empalmadas
Iluminadas por una luna erótica.


Dame la luz esta mañana
de quiebres de sombras en las hojas
Y en las rejas del pasillo de mi casa encierra esta alegría
de silbidos y trinos de pájaros en carnaval vestidos
en el azul añil del cielo
Y en los ojos inventados por las sombras
dame amor esta luz que Dios guarda por nosotros
en un silencio roto por tus besos y por los pájaros
que revoletean mis sueños.

Dame esta noche las estrellas
botones de la casa entre las rejas
La noche que prende con la luna
sombras que caminan por mi almohada
los sueños de los pájaros dormidos.

Desnudos escénicos

Alejandro Ramírez Estudillo
Fragmento

- para Martha






2.-
cuando termines el tercer acto
bajará el telón anunciando la caída
de un reinado silencioso y mental
aniquilando cuerpos

el espectador siempre termina en el cadalso
los tramoyistas cuelgan sus ropas a secar en las galeras
y yo atrás del escenario
escribo mis recuerdos escuchando tu risa
observando esa espalda tuya que levita
hacia unas puertas de cristal sin rumbo


3.-
barro despacio unas letras ajadas que olvidaste
gotean diminutas mayúsculas
vocales derretidas en ropa interior

una goma de mascar besa mi zapato
azulejo de lágrimas en el foro


4.-
redescubro tu sombra dorada en una esquina del baño

eres un atlas sosteniendo esas paredes
fumando el amoniaco de los mingitorios atraviesas
canceles con la sonrisa
de una edecán de quinta clase ma
nchas tu ropa
con esa bocanada de mártir -tan propia de los mendigos


5.-
cuando renazca el musgo sobre mi casco de caireles
y vuelva a recordar tu nombre de epopeya

cuando la maldición que vomitaste por la línea telefónica
recobre la crudeza de los bancos
y reclame sus réditos en mi nostálgica barbilla

abre tus brazos cruza tus piernas
relame esos labios de gata mimada

contempla cómo transito mi esperma por una calle
que no llega a tus pies ni a tu casa ni a tu computadora
ni siquiera a una diezmilésima distancia de tus cabellos



8.-
si pensaste que el dolor fue necesario para amarnos
y metiste agujas bajo mis párpados secos

si ladraste toda la noche al cuarto menguante que rentábamos
y rompiste la media luna
su relieve repujado

si en el obsesivo tacto de tus pies vibraste sobre la alfombra
y el calor del mundo amarraba tus tobill
os al deseo

si en realidad me amaste como se mueren los pájaros en el primer salto
y delineaste con tiza blanca mi recuerdo

si vuelves no me busques en la sombra cansada de un tranvía

llévate los guijarros blancos que arrojamos a la madrugada
guarda esa lujuria en un cajón sin fondo
y trágate la llave


Desnudos escénicos
CD. Del silencio hacia la luz: Mapa Poético de México.
Ediciones Zur. Mérida, Yuc. 2008.